Hipoteca Variable

En la hipoteca variable, el precio de la letra del crédito hipotecario varía en función de la evolución de los tipos de interés. Para las hipotecas, estos tipos de interés se ven reflejados en el Euribor que puede subir o bajar por lo que la letra puede también sufrir variaciones tanto a la baja como o al alza.

En todas las hipotecas con un tipo de interés variable aparece otro dato de interés, el TAE Variable que se calcula con los índices de referencia de los últimos años por lo que se establece que serán «casi constantes». Decimos casi, porque esto es prácticamente imposible y al final de la vida del crédito hipotecario el TAE Variable habrá sufrido modificaciones al alza o a la baja.

Esta modalidad de hipoteca es utilizada en la actualidad de nuestro país en más del 90% de todos los créditos hipotecarios que hay concedidos según recoge el Instituto Nacional de estadística (INE).

Este tipo de hipotecas son las más flexibles dado que aceptan un plazo de devolución mayor por lo que la letra en la actualidad será más pequeña mes a mes y será más fácil conseguir la concesión de la hipoteca variable.

¿Cuánto pagaré al terminar de pagar el préstamo?

Lamentablemente esta pregunta no puede ser respondida, ni para la hipoteca variable, ni para la hipoteca mixta, ya que la cantidad a pagar varía según el Euribor. Las entidades bancarias y prestatarias hacen revisiones semestrales o anuales para revisar la cuota de cada cliente. Por lo tanto resulta imposible predecir cual será el coste total de la vivienda, como sí que se puede hacer con la hipoteca fija, donde se paga lo mismo mes a mes.

Ventajas de las hipotecas variables

Son las más flexibles y las que más se conceden en nuestro país. Con el Euribor rondando el 0% y sin previsión de subidas inmediatas son una muy buena opción si se esperan subidas salariales a largo plazo. Son las que más plazo de amortización dejan hasta un máximo de 40 años.

Inconvenientes de las hipotecas variables

No sabemos cual será el valor del Euribor de aquí a unos años, puede mantenerse o puede subir hasta los límites que tuvimos en 2010 cuando esta por encima del 5% por lo tanto, la letra de la hipoteca puede variar mucho al alza en caso de subir.