La subrogación de una hipoteca es un negocio jurídico, mediante la cual una persona sustituye en una obligación a otra, reemplazándola completamente siendo esta ahora responsable de cumplir con cuya obligación subrogada. Esta delegación o reemplazo puede darse en ambas figuras de una obligación, tanto de acreedor como de deudor, debiendo cumplir ciertos parámetros para que se haga efectiva la subrogación. De la misma manera, la persona subrogada a su vez se subroga todo los derechos y deberes de la persona que está reemplazando.

Esta figura jurídica del derecho se puede dar en dos figuras, frente al deudor y frente al acreedor

Este negocio jurídico, denominado como tal a la subrogación podrá darse en cuanto al acreedor, donde el mismo es sustituido por otra persona ante una deuda, debiendo comunicarle primeramente al deudor, en razón de que es quien deberá pagar ahora al nuevo acreedor quien ha subrogado a la figura que él conocía como tal. En el caso de la subrogación del deudor, de igual manera el deudor es reemplazo o le delega su lugar a otro, trasladándole todos los derechos y obligaciones pertinentes a su figura.

En tal sentido, en el caso de la sustitución del deudor, versa un procedimiento realmente importante para que tal sustitución se lleve a cabo, en razón de que él es el obligado a cumplir con la obligación, es menester la autorización del acreedor para que la subrogación del deudor se haga efectivo, ya que el deberá estudiar si ciertamente ese nuevo deudor tiene la capacidad para cumplir con la obligación que se le pretende subrogar, analizando si tiene bienes o propiedades con que responder ante la insolvencia. Si se trata de subrogación por muerte del deudor, esta autorización ya no será necesaria.

Cesión de créditos mediante este negocio jurídico

En esta figura jurídica del derecho, denominada subrogación, se lleva a cabo la cesión de créditos en la figura del acreedor, en razón de que si el pago efectuado por acreedor fue total se transfieren de manera íntegra todos los derechos, privilegios y acciones correspondientes al acreedor que ha sido cedido, para el cumplimiento de la obligación.