La compra de una vivienda es una alegría porque por fín puedes disponer de tu propia casa, aunque aún queden muchos años para que sea tuya al 100% y no debas nada por tu hipoteca. Te damos algunos consejos para saldar las deudas de una hipoteca con tu entidad.

El hecho de firmar con un banco una hipoteca es algo muy serio ya que es a muchos años vista, y ninguno tenemos claro lo que va a ocurrir con nosotros el día de mañana. Allá por el 2008, con el Euribor superando el 5%, los bancos concedían hipotecas sin apenas estudiar la solvencia de los clientes ya que pagaran o no pagaran ellos obtendrían beneficios, ya fuera a través de los intereses de la hipoteca o a través de la venta de las hipotecas que los dueños no se podían hacer cargo.

Hoy en día eso ha cambiado mucho y las condiciones para la concesión de una hipoteca son muy serias. Esto es debido a que el valor de las casa es muy bajo y viene en decadencia desde 2012.

Allá por 2008, algunas personas vieron como no podían hacerse cargo de las cuotas de sus hipotecas ya que estas crecían en torno a 50€-100€ con cada revisión del Euribor que se hacía semestralmente o anualmente. Muchos no pudieron hacerse cargo y acabaron endeudándose con los bancos sin capacidad económica para poder saldar su deuda.

Algunos consejos para saldar las deudas de una hipoteca

Te vamos a dar algunos consejos que debes tener en cuanta a la hora de hipotecarse y si ya lo has hecho, el modo de conseguir saldar las deudas de una hipoteca.

  • No pidas una hipoteca si tu situación laboral no es demasiado estable o corres el riesgo de ser despedido en un plazo relativamente corto. Ya sabemos que nos pueden despedir de un día para otro, pero no es lo mismo estar en el punto de mira o que ocurra sin previo aviso.
  • Solicita asesoramiento profesional, tanto en el banco como con un agente externo para ver tu solvencia. Cuidado con las vinculaciones que pueden incrementar en algunos euros tu cuota y contrata un seguro de protección de pagos si no sabes qué puede ocurrir en tu entorno laboral.
  • No malgastes el dinero es un consejo para saldar las deudas de una hipoteca y para la vida en general. Si puedes ahorrar 50€ un mes ahórralos, si son 500€ mucho mejor. Nunca sabes cuando vas a tener que necesitarlos.
  • Si has conseguido ahorrar un buen colchón de dinero, realiza una cancelación parcial de la hipoteca, ya sea reduciendo cuota o reduciendo la duración. Debes estudiar lo que más te compensa y nunca te gastes todo el colchón en la cancelación.